Vuelta de vacaciones: Trucos para afrontar la vuelta a la rutina

No hay magos, pero sí algunas cosas a tener en cuenta para que la vuelta de vacaciones y volver a la rutina sea más llevadero. ¿Quieres conocer más? ¡Sigue leyendo!

5 trucos para afrontar la vuelta de vacaciones

De vuelta de vacaciones muchos sienten una noria emocional. No lo decimos nosotros, ya es bastante conocido el síndrome de depresión posvacacional. Pero hay diferentes maneras de ver las cosas y vivirlas desde otro prisma.

No apures al máximo

No es recomendable exprimir hasta el último segundo de las vacaciones. ¿En qué sentido? Planifica tus vacaciones teniendo en cuenta la vuelta. Simplemente para hacerla más llevadera. Sino, todo el relax que has experimentado puede irse al traste en muy poco.

Imagínate llegar de un vuelo a la 1:00 de la madrugada a casa y en pocas horas tener que estar en el trabajo. Nada recomendable, y menos para una vuelta de vacaciones.

Si planificas tus vacaciones de manera que contemples en la ecuación la vuelta, todo irá más rodado. Te lo agradecerás a ti mismo.

Rutinas

Las rutinas tienen buena fama. O mala fama. Depende. Si por ejemplo hablamos de establecer rutinas (sobre todo se habla de ello para los niños) todo son bonanzas.

Si hablamos de algo rutinario, parece que no tiene tanto gancho.

Pero lo cierto es que las rutinas nos ayudan a organizarnos mejor, sentir que aprovechamos el tiempo y que todo va fluyendo. No solo a los niños. A los adultos también.

Está claro que en vacaciones normalmente nos desprendemos de la rigidez estricta del día a día. Pero mantener rutinas horarias, de alimentación o descanso, ayuda.

Ayuda a estar mejor, a no perder el hilo y a aprovechar más las vacaciones. Y a que la vuelta no sea dura.

¿Qué te hace sentir bien?

Vuelta de vacaciones, autocuidado para sentirse bien

El día a día también es momento de cuidarse. Invierte cada día 5 minutos en ti. En algo que te haga sentir bien. Y sé consciente de ese momento. Agradecerlo y vivirlo conscientemente reforzará el bienestar que te produce.

Si puedes saca más, pero sino, aunque sean esos 5 minutos y vivirlos de manera consciente, marcarán la diferencia.

Algunas ideas: tomar una bebida o comida que te guste, ver o hablar con esa persona especial, leer unas páginas, ver unos minutos de vídeo o escuchar esa canción que te encanta.

Otro post que podría interesarte: Lagom, el secreto de la felicidad sueca.

Planes en el día a día

No dejes solo para vacaciones el hacer planes. A veces es difícil cuadrar agendas entre la familia o amigos. O sacar un rato para uno mismo. Pero no imposible.

Proponte qué te gustaría hacer, con quién, y como puedes esquivar alguna dificultad de organización.

¿Te apetece ir a algún sitio en concreto? ¿Ver a alguien en concreto? Levanta el teléfono y cierra esa quedada. O márcate el día para ir a cierto lugar.

Blindar tiempo para uno mismo, y para compartirlo con quien desees, es otro favor que te puedes hacer a ti mismo.

El tiempo es el que es, pero si eres consciente de en qué lo inviertes, podrás decidir cómo emplearlo en aquello que te hace ilusión.

El estrés

Para muchos las jornadas diarias son más estresantes que las vacaciones. Como en todo, existen excepciones. Pero si es tu caso, busca de qué manera puedes reducirlo.

¿Organizando mejor salidas y llegadas? ¿Siendo un poco menos exigente contigo mismo y tu alrededor? ¿Bloqueando tiempo para ti en el día a día? Sabemos que no es fácil en muchas ocasiones, pero a veces, un pequeño cambio parte de pensar en hacerlo y empezar a aplicarlo.

Y poco a poco pequeños cambios pueden convertirse en uno grande, y soltar algo de estrés.

¿Qué te ha parecido este post de lifestyle? Seguro que te vienen muchas cosas a la cabeza, si te apetece compartir algo, más abajo tienes el apartado de comentarios. Nos encantará leerte y conocer tus impresiones.

.

Imágenes del post: Imagen 1 Freepik.
Imagen de cabecera: Freepik

Compartir en...

Deja un comentario

Vuelta de vacaciones: Trucos para afrontar la vuelta a la rutina

Tiempo de lectura: 3 min