Las mejores telas para tapizar sofás antimanchas

¿Tienes mascotas en casa? ¿Niños pequeños? A lo mejor, estás tan enamorado o enamorada de tu sofá que no soportarías que ninguna minimancha lo ensuciara. Para conseguir la victoria contra las manchas y el desgaste, te vamos a recomendar las telas para tapizar o para cubrir sofás o sillas de comedor que son unas campeonas.

¿Cuál es la mejor tela para sofá?

No hay una mejor tela para sofá. No la hay porque cada uno tenemos unas necesidades en nuestra vida diaria. Sí que hay una serie de características destacables relacionadas con las telas, que te enumeramos a continuación:

  • Resistencia de la tela
  • Adaptabilidad
  • Facilidad de lavado
  • Telas con tratamientos especiales
  • Elección del color
  • Textura
  • Fibras y materiales naturales / fibras y materiales sintéticos

Una tela resistente hace que el desgaste por los continuos roces del día a día, al sentarnos y levantarnos, sea menor y por tanto más duradera. Una tela que sea adaptable resistirá mejor a las deformidades. También existen las telas con tratamientos especiales, son telas antimanchas para tapizar sofás que repelen la suciedad e incluso hacen que los líquidos resbalen con mucha más eficacia. Otras telas absorben el líquido y la mancha es más difícil de quitar.

Elegir un color claro u obscuro también marcará la diferencia. Para ello hay que plantearse qué uso le vamos a dar a esa zona de la casa o a ese mueble en concreto. No es lo mismo vivir con mascotas — que cuando te das cuenta han dado un brinco y están sobre tu sofá —, con niños pequeños, en un piso de estudiantes, vivir solo/a o con tu pareja. Hay momentos de la vida o situaciones en las que se necesitan opciones que sean más fuertes.

Las fibras y materiales naturales y las fibras y materiales sintéticos son otra cuestión importante a tener en cuenta. Entre las opciones naturales tenemos el algodón y la piel como los reyes de este tipo de materiales. Entre las opciones sintéticas más utilizadas encontramos la polipiel o el poliéster. Otra opción es alternar el uso de ambos tipos de materiales, por ejemplo, en los reposabrazos y en el asiento usar materiales diferentes, según nuestro objetivo. Y en una línea similar, usar materiales cuya composición sea mixta entre los naturales y los sintéticos. Un ejemplo de esto último sería la chenilla, que aunque a veces está compuesta 100% algodón o poliéster, suele combinar fibras como el algodón, el poliéster o el acrílico.

En cuánto a la facilidad de lavado podemos verlo desde varios puntos de vista. Por un lado, están los sofás desenfundables con tejidos que incluso podemos lavar en la lavadora. Y si no, siempre facilita las cosas, aunque sea lavando a mano. Por otro lado, existen telas de las que se puede retirar la mancha sólo con agua. En ambos casos, la tarea de lavar una mancha es más sencilla que en ese tipo de telas que parece que aspiren la mancha para sus adentros, sin ningún tipo de remordimientos, para nuestro disgusto.

Telas para cubrir sofás

Estas 3 telas para tapizar sofás que te explicamos a continuación son opciones interesantes.

Algodón. Buena elección para ambientes calurosos, porque transpira con facilidad y es resistente. Si el algodón ha pasado por un proceso de sanforizado, quiere decir que ha sido prelavado, para evitar que encoja en los posteriores lavados.

Microfibra. La microfibra es un tejido sintético. Es uno de los tejidos que mayor número de características aglutina. Es duradero, agradable al tacto — de textura aterciopelada, suave —, fácil de limpiar, repele bastante bien el agua…Si no quieres un sofá desenfundable, la microfibra puede ser una opción muy acertada para la tapicería de tu sofá.

Piel. La durabilidad es una de las características más destacables de este material. Un sofá de este material te durará muchos años. La piel la puedes rehidratar y limpiar fácilmente, con el tratamiento adecuado.

Telas para tapizar sillas de comedor

Poliéster. Este tejido sintético es muy resistente, económico y no aparecen fácilmente arrugas. Además, absorbe muy bien los colores, lo que hace que el color que elijas o el motivo estampado luzca de manera vívida.

Microfibra. Bastante resistente a las manchas: confeccionada por fibras sintéticas muy tupidas, lo que hace que los líquidos no pasen con facilidad. Durabilidad alta.

Polipiel.  Este material es de aspecto similar a la piel, pero mucho más económico. El poliuretano es un tipo de polipiel: es duradero, resistente a aceites o disolventes y resistente a desgarros.

Para acabar, después de todo lo que hemos visto, te recomendamos que te fijes siempre en la etiqueta del fabricante. En ella tendrás información de primera mano acerca de las posibilidades en cuanto a mantenimiento y limpieza que te brinda ese material.

Equipo Miroytengo

Imágenes del post: Haciendo clic en cada imagen puedes acceder a su fuente.
Imagen de cabecera: Freepik

(Visited 133 times, 1 visits today)

1 Comment

  1. Elena Santana 11 February, 2019 at 01:12

    Gracias por todos los consejos. Aunque estoy totalmente de acuerdo con todos los consejos, también hay que tener en cuenta otros factores. Por ejemplo, hay algunas telas que son más cómodas que otras o que dan más calor.

    Reply

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *