Cómo hacer protectores para patas de sillas (Así no rayan)

Si quieres saber cómo hacer protectores para patas de sillas caseros, aprende en este post algunos ejemplos de qué poner en las patas de las sillas para que no hagan ruido. Este post va en la línea de las entradas de blog de trucos y métodos de ahorro para el hogar que puedes hacer tú mismo.

Si quieres conocer más tips como estos, tienes disponible la sección de consejos prácticos para el hogar.

Usar protectores para las patas de las sillas es algo positivo para no rayar el suelo y para evitar ruidos desagradables.

Cómo hacer protectores para patas de sillas

Los siguientes tips son soluciones para que las patas de las sillas no hagan ruido o para que no rayen. Muy útiles tanto para sillas de comedor como para sillas de cocina, aunque hay materiales que será más recomendable utilizar en un lugar u otro. Por ejemplo, en la cocina con tanta grasa, quizá es más interesante utilizar materiales que sean más fáciles de limpiar o que no absorban los aceites o líquidos.

Fieltro

Puedes utilizar fieltro y fijarlo a la pata de la silla con pegamento especial multimaterial. Al hacerlo tú de manera casera, puedes buscar un fieltro que sea de un color similar al de las patas de tu silla, y así camuflarlos más. Es una buena solución para las sillas de comedor.

Espuma

Una plancha de espuma también será un material con buenas propiedades para proteger las patas de tus sillas y el suelo de tu casa.

Y puedes hacer un combinado con el anterior, usar espuma junto con el fieltro. Si te fijas en los protectores que venden, algunos los confeccionan con espuma y con fieltro.

Puede servirte la goma eva también (gruesa o varias capas), es un material blando y suave, ideal para evitar arañazos.

Goma

Similar a la espuma, la goma es otro material flexible, fácil de trabajar, que cuidará tus suelos, y con una durabilidad más alta que otros materiales.

DIY protectores caseros patas sillas

¿Has visto esos protectores que van con una tachita? Se componen por una tacha, material (que suele ser plástico) y fieltro que es el que toca el suelo. El material intermedio aporta firmeza para que el protector dure más. Si los haces caseros puedes hacértelos tú mismo con plástico o madera, la tachita y el fieltro.

Lo bueno de hacerlo tú mismo, aparte del ahorro, es que puedes personalizar el color o tono del material principal y del fieltro, con lo que te quedarán unos protectores para patas de sillas muy camuflados.

Conteras

Las conteras son fundas para la parte inferior de la silla que ayudan a evitar rayas, arañazos y ruidos. Normalmente están fabricados en plástico o goma, dos materiales que son fácilmente ajustables ya que son más moldeables y tienen menor rigidez. Pueden ser de color o transparentes.

Gotas de silicona

Existen unas almohadillas de silicona que tienen la función de ser autodeslizantes. Suelen encontrarse de forma redondita, podemos compararla a una lentilla rellenada de ese material, en diferentes tamaños. Otro de los usos de estas almohadillas es el de amortiguar el cierre de las puertas de los armarios. Si consigues alguna lámina de este material, puedes recortar tú a medida y fijarlo a las patas de tus sillas.

Tacos de goma

Existen tacos de goma cuya instalación es a presión, es decir, se introducen dentro del hueco que tiene la pata. Algo que hay que mirar antes, porque a lo mejor, las patas de tus sillas no tienen ninguna abertura.

Alfombra

Si quieres proteger la zona del despacho y tienes una silla de oficina con ruedas, te aconsejamos poner una alfombra.

¿Las comunes y tradicionales de tejidos no son lo que estás buscando? Puedes elegir una alfombra vinílica. Estas alfombras son cada vez más fáciles de encontrar. Y como ventajas tienen la facilidad de limpieza y la variedad de diseños: desde colores y acabados sobrios a modelos originales.

Dependiendo de la decoración que estés buscando puedes decantarte por unas u otras.

Corcho

Otro material es el corcho. Tiene esa propiedad resistente y algo amortiguadora a la vez. Ya puedes darles un uso a los tapones de las botellas de vino y reciclar el material.

Cómo colocar protectores para patas en sencillos pasos

Ahora que ya sabes cómo hacer protectores para patas de sillas o has descubierto las opciones que existen para comprar, es hora de aprender algunos truquitos para instalarlos.

Preparar la superficie, lijando las patas. Limpiar los restos de material o polvito que pueda haber.

Si usamos un material que tengamos que adaptar a nuestras sillas, marcar la superficie que necesitamos para nuestra pata y cortar el sobrante.

Con el pegamento que hayamos elegido previamente idóneo para el material en cuestión, fijarlo. Si es con tacha, pues unos golpes con el martillo.

¡Y tus sillas estarán listas para disfrutar!

Equipo Miroytengo

Imágenes del post: Haciendo clic en cada imagen puedes acceder a su fuente.
Imagen de cabecera: Freepik

2 Comentarios

  1. Ana 15 October, 2019 at 09:39

    Holaaaa! Muchas gracias por el artículo, ami me ha sido muy útil. Recientemente compré un sofá-cama, que por motivos evidentes se mueve mucho para abrirlo y cerrarlo, y la verdad es que me ha venido de lujo. En mi caso compré unas gotas de silicona en la ferretería cerca de casa y funciona de lujo, veremos ahora si es duradero. Pero bueno hasta que no os leí ni sabía que existía ni se me había ocurrido, menos mal que llegué al post de casualidad jaja. Os mandaría la foto de las bases de silicona pero ni se ve bien ni veo que se pueda jeje. Bueno pues eso, ahora se llevan las patas así, pero tiene sus inconvenientes claro. Un abrazo, os sigo a partir de ahora!!

    Responder
    1. Miroytengo 18 November, 2019 at 13:37

      Hola Ana, encantados de saludarle. Le agradecemos su opinión y nos alegra mucho que le haya sido de utilidad. Estamos aquí para lo que necesite. ¡Feliz día! 😊

      Responder

Dejar un comentario

Tu correo electronico no será subido. Required fields are marked *