Mobiliario para coworking: Equípalo de forma creativa

¿Sabes qué significa el concepto coworking en el trabajo? Te lo explicamos y te damos ejemplos de mobiliario para coworking práctico e interesante.

¿Qué son los espacios coworking?

Se atribuye el nacimiento de estos espacios de trabajo a EEUU, que se expandieron rápidamente a Europa y España. Un coworking es un espacio de trabajo compartido. En lugar de tener oficinas individuales o trabajar en solitario desde casa, los coworking son espacios que comparten varias personas. Eso no quiere decir que no se tengan salas de reuniones u otros espacios individuales necesarios para otras tareas.

Dentro de los espacios coworking, también suelen existir zonas o lugares enfocados al ocio o desconexión conjuntamente con las personas que participan en el coworking.

En su origen, un espacio coworking es aquel en el que confluyen personas que pertenecen a diferentes proyectos, empresas o negocios: emprendedores, autónomos, empresarios, teletrabajadores…E implica que haya una persona gestora del espacio, que se dedica a conectar y crear oportunidades personales y profesionales, entre las personas de ese coworking. De hecho, esa persona gestora del espacio es la clave diferenciadora.

Resumiendo muy mucho, los espacios coworking pueden tener 3 beneficios claros: socializar, ahorrar costes y delimitar vida personal y profesional con algo más de facilidad que si trabajamos desde casa.

De todas formas, aunque esta es la explicación más clara y precisa sobre el concepto coworking, también hay quien lo usa para referirse a espacios compartidos, aunque los profesionales que trabajen en ellos pertenezcan a la misma empresa. Pero no tiene cada uno su despacho individual, y aunque ejerzan funciones distintas, comparten el espacio.

Mobiliario coworking

Vale, ya sabemos qué es un espacio coworking. Ahora veremos qué mobiliario coworking puede ser más útil y necesario elegir para un entorno laboral así.

Hay quienes prefieren mesas a medida, largas y amplias. Otros, sin embargo, eligen mesas individuales colocadas unas junto a otras. La ventaja de la segunda opción es que se pueden elegir una mesa escritorio con cajones para que cada persona pueda tener mayor privacidad e independencia a la hora de realizar su trabajo. Si en cambio, se opta por la primera opción, los bucks o cajoneras (normalmente con ruedas) también ayudarán a cumplir esa función, aunque no quedan fijos como los cajones de una mesa.

Los armarios auxiliares de despacho también son una pieza clave. Puedes colocarlos en una zona común o tras las mesas que cada persona pueda llegar a utilizar.

Hemos hablado de zonas comunes o lugares para compartir en las que se realicen actividades ociosas o culturales entre las personas que componen el espacio coworking. Muebles para coworking, para esa zona especial, pueden ser:

Mesas de TV (para visualizar y conectar dispositivos que permitan ver contenido)

Estanterías (para equipos de música, libros, prensa…)

Buffets de cocina (para la cafetera, microondas o utensilios para picar algo…)

Sofás/Sillas/Puffs o taburetes

Mesas de café o mesas auxiliares

¿Y la manera de organizarlo?

Las mesas las puedes poner formando una línea (o más de una) todas juntas. También puedes crear esa misma línea con mesas enfrentadas, unas delante de otras. O crear grupos o zonas de trabajo, creando pasillos entre las diferentes superficies de trabajo. Las estanterías puedes colocarlas unas junto a otras en un mismo lugar, o situarlas cerca de las mesas de trabajo. Esta última opción, para material o documentación que se suele usar con frecuencia tiene más sentido.

¿Se te ocurre más mobiliario para coworking? ¿Ya lo estás usando? Te leemos en comentarios.

Equipo Miroytengo

Imágenes del post: Haciendo clic en cada imagen puedes acceder a su fuente.
Imagen de cabecera: Freepik

(Visited 57 times, 1 visits today)

Dejar un comentario

Tu correo electronico no será subido. Required fields are marked *